Todas aquellas ciudades que puedan relacionarse con la sostenibilidad, el respeto a la naturaleza puede considerarse una ciudad verde. Aquellas ciudades que buscan lograr acuerdos urbanos ambientales que ayuden a aprovechar de una mejor manera los recursos naturales.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que las ciudades tengan entre 10 y 15 metros cuadrados de áreas verdes por habitantes, por los beneficios a la salud que generan; como la reducción de enfermedades respiratorias al mejorar la calidad del aire; promover la actividad física y reducir el estrés.

Estrategias de la Ciudad Verde:

  • Aumentar en calidad y cantidad las áreas naturales de la ciudad a través de distintos espacios como puede ser la naturación de azoteas; reforestación urbana de vialidades y camellones, etc.
  • Recuperación de ríos y cauces urbanos
  • Generar una red de espacios abiertos, en el que distintos tipos de espacios públicos y áreas verdes de distintas escalas (jardines vecinales, barriales, metropolitanos) se articulen entre sí.
  • Generación de conectores o corredores ecológicos que atraviesan la ciudad
  • Saneamiento y rescate de ríos, cauces urbanos y cuerpos de agua
  • Rescate de espacios naturales.
  • Dotar a las áreas naturales circundantes de usos definidos y ligados al funcionamiento de la ciudad.
  • Tratar los bordes de la ciudad como un espacio de transición y no como límites.