La ciudad consciente es una ciudad que siente, procesa, y reacciona de modo coherente con el medio. La sensibilidad -hacia el exterior y hacia el interior- de la ciudad entendida como organismo compuesto por materia, flujos y vida, favorece una conciencia de la propia ciudad respecto de sí misma en relación con el medio y una actuación en consonancia con sus sentidos, sensaciones, e incluso sentimientos.

 

Estrategias de la Ciudad Consiente:

  • Establecer una estrategia de educación ambiental para sensibilizar a la población de la importancia de los bienes y servicios ambientales.
  • Establecer decretos para salvaguardar las áreas naturales importantes para la ciudad.
  • Regular el crecimiento urbano para evitar que se dé sobre zonas no aptas.
  • Reubicación de población en zonas ambientalmente sensibles o de riesgo.
  • Establecer la capacidad de carga del ecosistema y generar un desarrollo urbano acorde con éste.
  • Elaborar análisis costo-beneficio de las acciones y proyectos de la ciudad considerando los costos ambientales.
  • Realizar estudios que permitan tener información sobre los ecosistemas de la región.
  • Realizar trabajos de remediación de sitios contaminados y restauración de ecosistemas, cuando se posible (p.ej. con campañas de reforestación).